jueves, 28 de enero de 2010

los maestros de la revolucion


INTRODUCCIÓN
La Revolución mexicana interrumpe el proyecto educativo porfiriano en lo que se refiere a la centralización de la enseñanza primaria y a los esfuerzos que pretendían homogeneizar al magisterio mediante la unificación de los planes de estudio en la enseñanza normal. El gobierno federal continua con las políticas de formación y reclutamiento del magisterio establecido por el antiguo régimen. Los gobiernos de los estados adoptaron tantas políticas como participación tuvieron en la revolución. La participación de los maestros durante el movimiento armado fue muy diverso: la mayoría no intervino en la política y continuo desempeñando sus funciones sin importar el gobierno para el que trabajara, algunos fueron víctimas de la política y padecieron desde el retraso temporal o indefinido de sus sueldos hasta el cese de haber colaborado con el enemigo, otros participaron al lado de laguna de las facciones o grupos revolucionarios. El cambio más notable fue la interrupción del antiguo proyecto para federalizar la enseñanza primaria, uniformándola en todo el país mediante la centralización, las asambleas nacionales de instrucción pública y el acuerdo entre el gobierno federal y los gobiernos de los estados. El proyecto para federalizar incluía la enseñanza normal como parte de la estrategia para construir un sistema nacional de educación primaria, buscaba reorganizar las escuelas normales. El proyecto para federalizar la enseñanza normal se interrumpió por los mismos factores que truncaron la federalización de la educación primaria: la Revolución mexicana.

DESARROLLO
La participación de los maestros durante el movimiento armado fue muy diversa, la mayoría de los docentes no intervino en la política y continuo desempeñando sus funciones sin importar el gobierno para el que trabajaran, no obstante, algunos fueron víctimas de la política y padecieron desde el retraso temporal o indefinido de sus sueldos hasta el cese por haber colaborado con el enemigo, otros, quizás los menos, participaron a lado de alguna de las fracciones o grupos revolucionarios como ideólogos, escribanos, secretarios y consejeros de los jefes, organizadores y dirigentes de campesinos y obreros. Algunos de ellos llegaron a ser jefes políticos y militares. Durante la revolución, la política para formar maestros fue una continuidad del régimen porfiriano, aunque con algunos cambios importantes. Uno de ellos y el más notable fue la interrupción del antiguo proyecto para federalizar la enseñanza primaria, uniformándola en todo el país mediante la centralización, las asambleas nacionales de instrucción pública y el acuerdo entre el gobierno federal de los estados. Esta información pretendía construir un sistema nacional de educación primario moderno con elementos de comunes e igual orientación en toda la república. El proyecto para federalizar la enseñanza normal se interrumpió por los mismos factores que truncaron la federalización de la educación primaria: la revolución mexicana, descentralizada en un principio, reforzó en el corto plazo la antigua resistencia de los estados para ceder parcial o totalmente sus sistemas locales al gobierno federal. La revolución también produjo algunos intentos por reorientar la enseñanza normal, como los planes y programas de estudio. En general se buscaba una enseñanza normal mucho más comprometida con el pueblo y la revolución. Durante la revolución encontramos también signos de continuidad y cambios en la profesión docente, hubo profesores titulados normalistas y no normalistas, profesores titulados por los gobiernos de los estados y por los ayuntamientos y profesores sin títulos. Durante la revolución los pedagogos, ideólogos o dirigentes magisteriales utilizaron sus conocimientos y habilidades especializados como el principal argumento para reclamar el monopolio sobre los principales cargos directivos del ramo. Las escuelas normales cumplieron una función ambigua respecto a los cambios sociales y políticos provocados por la revolución: por un lado, transmitieron y reprodujeron los valores del orden, por el otro, fueron transmisoras de los valores del cambio. No hubo estado o grupo revolucionario que no contara en su fila con más de un maestro, e incluso los cantaron por decenas. También es indudable que hubo maestros que influyeron en los discursos y en los programas de algunos grupos revolucionarios. Los maestros primarios eran miembros de una profesión de Estado. Además, como miembros de un grupo, visto como subprofesional y por su origen sociodemográfico, sus afinidades eran más cercanas a las de los jefes revolucionarios. Por lo mismo, los maestros primarios tuvieron un menor desprecio que los universitarios hacia los “iletrados”, “ignorantes” y, a veces, “salvajes” jefes revolucionarios. Durante, y sobre todo después de la revolución, el papel del magisterio ha sido exaltado por casi todos los candidatos a los puestos de representación popular en sus campañas electorales. Esa exaltación tiene un significado múltiple: el papel realmente revolucionario del magisterio, el afán de congraciarse con los maestros como agentes políticos individuales o como gremio, la promesa educativa que esa exaltación encierra y la resistencia de otros grupos de profesionistas como los egresados de las universidades a apoyar a la revolución y a sus candidatos. La participación de los maestros en la revolución fue mayor que la de otros grupos de profesionistas. Precisamente destaca una de las características de los maestros y de su labor que los distinguen de médicos, abogados e ingenieros, y que pudieron haber contribuido a que su participación fuera mayor. Los maestros enrolados en la revolución constituyeron un grupo mucho más numeroso que el resto de los profesionistas; sin embargo, su participación fue quizá menor en el periodo prerrevolucionario. A diferencia de los norteños, los maestros del centro y del sur del país se incorporaron hasta después del triunfo de la revolución.

CONCLUSIÓN
Durante la lucha de revolución los maestros enfrentaron dos desventajas: la crisis de las escuelas normales heredadas del Porfiriato y la politización del reclutamiento; de igual modo, contaron con una doble ventaja: la expansión de la profesión docente y la tensión entre los gobiernos revolucionarios y la universidad. La presencia de los maestros en la revolución fue muy importante tanto para los jefes militares como para el mejoramiento de la educación. Los normalistas siempre quisieron ser distintos y ser como los universitarios: querían construir un grupo profesional diferente al resto de los profesionistas; querían tener su propio campo de actividad, sus propias funciones y sus propias normas de ingreso, de permanencia y de movilidad profesional, pero al mismo tiempo pretendían gozar de un estatus semejante al de los universitarios. Fue muy interesante conocer sobre todo lo que los maestros que vivieron en esta época tuvieron que hacer para que pudiéramos estar como estamos ahora, y ayudarnos a progresar en la materia educativa. Me dio gusto saber que siempre defendían lo que pensaban y que siempre buscaban el bienestar para todo aquel que tuviera que ver con el tema de educación, rescatar todos aquellos valores que nos han dejado desde esa época, y a punto de cumplirse un centenario de este movimiento, podemos decir que hemos avanzado bastante, aunque aún queda mucho por hacer. Ya que lo que necesita principalmente México es una educación de calidad y que sea útil para la vida de quienes están recibiendo los conocimientos necesarios.

Omar Vasquez Victorio
este tema me tarecio interesante porque muestra como los maestros a travez de la historia han tenido que sufrir y pasar por distintos problemas en este caso el de la revoluvcion mexicana.

Armando Escotto Torres
pues ami lo que me parecio mas importante de este tema aunque yo no queria hablar de esto pero se armaron fue que a los maestros en aquel tiempo a pesar de la gerra de revolucion siguieron desempeñando su trabajo sin importarles para que gobierno trabajaran a ellos lo que les impotaba yo creo era nadamas que les pagaran.

Luis Felipe Agular Guzman
pues ami si me parece interesante todo lo que vimos en este semestre escolar pero me parecio mas interesante este tema porque como dijeron anteriormente que tubieron que pasar port distintos problemas y tubieron que andar batallando para ganarce su pago.

pues hay disculpe maestra que no sean 6 los comentarios que esten aqui plasmados pero esque nosotros somos los inadaptados del salon y nadie se quiso juntar con nosotros

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada